Revolución de amor

La única revolución que debiera tener cabida en nuestro mundo a estas alturas de la historia es una revolución de amor, una que se lleve a cabo con nuestro corazón, ya que sólo un camino con corazón tiene sentido

En la crianza. como en cualquier ámbito de nuestra vida, el respeto y el amor han de ser las guías en la que nos tenemos que basar para actuar. Escuchemos qué nos dice nuestro ser interior, qué dicen nuestros hijos, nuestra pareja. Si al relacionarnos con nuestros niños no nos sentimos bien, nos parece que todo es una batalla, que salimos todos heridos....algo va mal, la vida junto a nuestros pequeños es maravillosa, no lo convirtamos en un camino de dolor y desesperación sólo porque se supone que tenemos que "educar" o "enseñar"; lo que tenemos que hacer es amar, con todo nuestro ser a estos pequeños seres de luz que nos han elegido para ser sus padres y madres, que nos han concedido el honor de nacer a través nuestro, pero que cómo dijo Khalil Gibran, no son nuestros, no nos pertenecen

Amemos, amemonos, con todas nuestra fuerzas, sólo así es posible hacer una verdadera revolución.



Centremos nuestras fuerzas en criar con el corazón, en transmitir lo hermoso de la vida, la maravilla que es estar aquí, juntos, en este momento preciso de la historia, con tantas oportunidades por delante, disfrutemos del camino y repartamos amor

Hagamos ya, de una vez, la verdadera re-evolución


Y así me sumo a:


y tantos otros...

Hoy, 14 de Noviembre, estamos de huelga


                                               "Quiero una huelga donde vayamos todos

Una huelga de brazos, piernas, de cabellos,

una huelga naciendo en cada cuerpo. 


Quiero una huelga

de obreros de palomas 

de choferes de flores 

de técnicos de niños 

de médicos de mujeres


Quiero una huelga grande,

que hasta el amor alcance

Una huelga donde todo se detenga, 

el reloj las fábricas 

el plantel los colegios 

el bus los hospitales 

la carretera los puertos


Una huelga de ojos, de manos y de besos

Una huelga donde respirar no sea permitido, 

una huelga donde nazca el silencio 

para oír los pasos del tirano que se marcha." 


Gioconda Belli - Huelga -


Mamá, tu nunca juegas conmigo

Hace unos días mi hija me dijo esta frase, así, de golpe, como sueltan los niños las cosas, sin avisar, sin decir "ven mami, siéntate, tenemos que hablar...", no, no, nada de eso, directa y sin preámbulos. Y yo me quedé de piedra, como si me hubiesen tirado un jarro de agua helada por encima y una vez que se me pasó la tontería me puse a pensar en qué motivos tendría mi hija para decir algo así. 


Cuando nació Ariadna dejé de trabajar para estar con ella, tampoco me costó mucho porque el trabajo que tenía no era el mejor del mundo para mi ni de lejos, y siempre estaré agradecida a mi pareja por el hecho de apoyar nuestra crianza con el esfuerzo tan grande que supone ser el único que carga con la parte económica de la familia y con un trabajo que tampoco es su favorito que digamos. Así pues me quedé con mi hija y soy inmensamente feliz por ello. No me he perdido ni uno solo de sus logros, he jugado con ella cuando era bebé, hemos disfrutado de la teta, seguimos durmiendo juntas...pero es cierto que desde hace un tiempo no jugamos mucho juntas. En el reparto de actividades, eso se lo dejé al papá y se ha convertido en ley...Si la niña me pide jugar le digo que estoy ocupada, que luego, que juegue solita un rato, que tengo cosas que hacer...y si me insiste acepto leer un cuento, pintar o salir a pasear...pero de jugar en su cuarto, o en el de todos, tiradas por el suelo...nada de nada...eso no es para mi, me aburre, no lo puedo evitar

No me parece que yo haga nada malo, ni mucho menos, creo que estamos genial como estamos, que hacemos juntas actividades que nos apetecen a las dos, y como el padre sí que disfruta tirado por el suelo...pues es algo que ellos hacen porque disfrutan los dos, pero cuando  me dijo esa frase...pues yo pensé: ¡Anda, que resulta que después de todo mi hija lo que va a recordar es que yo nunca juego con ella! y será una tontería...pero no me lo quito de la cabeza...

Podemos intentar muchas cosas, poner mucha intención en la crianza, ser padres conscientes...pero al final, nuestros hijos tendrán unas ideas de su infancia que quizás nosotros no tengamos, y que nos sorprendan en el futuro...y hasta nos descoloquen...y serán sus recuerdos y la vida habrá sido así para ellos por mucho que nosotros les expliquemos que no, que yo si jugaba, que yo salía a pasear en bici y pintaba contigo...y ella dirá ya ya mamá, pero no jugabas...

Y yo tendré que entender que para ella es así, que su mamá no juega con ella...así que ahora su mamá la deja que la peine y la maquille y la pinte las uñas de mil colores (aunque su mamá se muerde las uñas y después la sabe fatal....) y si me pide que juegue y no me apetece aún así la dedico un ratito aunque me cueste...porque no, yo no hago nada malo..está bien que busquemos actividades que nos apetezcan a las dos por igual..pero cuando yo la digo a mi hija que tenemos una reunión del cole y tiene que venir, o que hay que hacer la compra, o que no salimos porque no me apetece...ella siempre me acompaña, me ayuda, me sonríe y juega a mi mundo con la mejor actitud del mundo...ella siempre se esfuerza por estar conmigo aunque sea en alguna actividad aburridísima...así que yo se lo debo, y se lo debo a su yo futura...que su vida adulta esté llena de recuerdos maravillosos para que su futuro presente esté lleno de momentos deliciosos y felices...

Si consigo que mi hija me diga, ¡eh mamá, ahora si que juegas conmigo...! me paso y os lo cuento


Me voy a jugar

La raíz de la violencia, ALICE MILLER

La raíz de la violencia - 12 Puntos - ALICE MILLER

Actualmente estoy leyendo el libro "Por tu propio bien" de Alice Miller y estoy viviendo todo un proceso interno que bien merece una parada y reflexión. El libro narra y analiza las infancias de tres personas que hicieron cosas terribles y busca la conexión entre esos actos y la aplicación de la llamada "pedagogía negra", de ahí el título. ¿Cuántas veces hemos oído o incluso hemos utilizado esa expresión? Por tu propio bien. Cuando en realidad no es para nada así, es por el bien de cada uno, o lo que es peor...nos convencemos de que es por el bien del otro por nuestra incapacidad para analizar realmente que ocurre en nuestro interior y de dónde viene ese resorte que nos hace acabar diciendo algo así.

Tuve la maravillosa suerte de no ser educada así, aunque eso no quiere decir que nunca haya oído esa expresión aplicada a mi persona, pero no se me educó en la pedagogía negra, crecí rodeada de amor y de respeto. El libro por tanto no remueve nada de mi infancia, pero si que me toca analizar cómo actúo como adulta, con mi hija, con mi entorno, cómo enfrento las situaciones que me encuentro, cuando veo a unos padres ejercer cualquier tipo de violencia con sus hijos, o cuando yo ejerzo una autoridad mal entendida con mi hija. ¡Qué poco conscientes somos como sociedad de las futuras repercusiones de esta mal llamada educación que damos a los niños!
Siempre que pienso en este tema recuerdo a una buena amiga que suele decir que la forma en que los demás educan a sus hijos SÍ es de nuestra incumbencia, ya que esos niños serán los compañeros de vida de los nuestros y afectarán a su desarrollo como seres.

Hoy rescato un artículo de Alice Miller, el cual os invito a leer y a comentar si os parece adecuado.

Hace ya varios años que está científicamente comprobado que los efectos devastadores de los traumatismos infligidos a los niños repercuten inevitablemente sobre la sociedad. Esta verdad concierne a cada individuo por separado y debería –si fuese suficientemente conocida– llevar a modificar fundamentalmente nuestra sociedad, y sobre todo a liberarnos del crecimiento ciego de la violencia. Los puntos siguientes ilustrarán esta tesis.
  • Cada niño viene al mundo para expandirse, desarrollarse, amar, expresar sus necesidades y sus sentimientos.
  • Para poder desarrollarse, el niño necesita el respeto y la protección de los adultos, tomándolo en serio, amándolo y ayudándolo a orientarse.
  • Cuando explotamos al niño para satisfacer nuestras necesidades de adulto, cuando le pegamos, castigamos, manipulamos, descuidamos, abusamos de él, o lo engañamos, sin que jamás ningún testigo intervenga en su favor, su integridad sufrirá de una herida incurable.
  • La reacción normal del niño a esta herida sería la cólera y el dolor. Pero, en su soledad, la experiencia del dolor le sería insoportable, y la cólera la tiene prohibida. No le queda otro remedio que el de contener sus sentimientos, reprimir el recuerdo del traumatismo e idealizar a sus agresores. Más tarde no le quedará ningún recuerdo de lo que le han hecho.
  • Estos sentimientos de cólera, de impotencia, de desesperación, de nostalgia, de angustia y de dolor, desconectados de su verdadero origen, tratan por todos los medios de expresarse a través de actos destructores, que se dirigirán contra otros (criminalidad, genocidio), o contra sí mismo ( toxicomanía, alcoholismo , prostitución, trastornos psíquicos, suicidio).
  • Cuando nos hacemos padres, utilizamos a menudo a nuestros propios hijos como víctimas propiciatorias: persecución, por otra parte, totalmente legitimada por la sociedad, gozando incluso de un cierto prestigio desde el momento en que se engalana con el título de educación. El drama es que el padre o la madre maltratan a su hijo para no sentir lo que le hicieron a ellos sus propios padres. Así se asienta la raíz de la futura violencia.
  • Para que un niño maltratado no se convierta ni en un criminal, ni en un enfermo mental es necesario que encuentre, al menos una vez en su vida, a alguien que sepa pertinentemente que no es él quien está enfermo, sino las personas que lo rodean. Es únicamente de esta forma que la lucidez o ausencia de lucidez por parte de la sociedad puede ayudar a salvar la vida del niño o contribuir a destruirla. Esta es la responsabilidad de las personas que trabajan en el terreno del auxilio social, terapeutas, enseñantes, psiquiatras, médicos, funcionarios, enfermeros.
  • Hasta ahora, la sociedad ha sostenido a los adultos y acusado a las víctimas. Se ha reconfortado en su ceguera con teorías, que están perfectamente de acuerdo con aquellas de la educación de nuestros abuelos, y que ven en el niño a un ser falso , con malos instintos, mentiroso, que agrede a sus inocentes padres o los desea sexualmente. La verdad es que cada niño tiende a sentirse culpable de la crueldad de sus padres. Y como, a pesar de todo, sigue queriéndolos, los disculpa así de su responsabilidad .
  • Hace solamente unos años, se ha podido comprobar, gracias a nuevos métodos terapeúticos, que las experiencias traumatizantes de la infancia, reprimidas, están inscritas en el organismo y repercuten inconscientemente durante toda la vida de la persona. Por otra parte, los ordenadores que han grabado las reacciones del niño en el vientre de su madre, han demostrado que el bebé siente y aprende desde el principio de su vida la ternura, de la misma manera que puede aprender la crueldad.
  • Con esta manera de ver, cada comportamiento absurdo revela su lógica , hasta ahora ocultada, en el mismo instante en que las experiencias traumatizantes salen a la luz.
  • Una vez conscientes de los traumatismos de la infancia y de sus efectos podremos poner término a la perpetuación de la violencia de generación en generación.
  • Los niños, cuya integridad no ha sido dañada, que han obtenido de sus padres la protección, el respeto y la sinceridad necesaria, se convertirán en adolescentes y adultos inteligentes, sensibles, comprensivos y abiertos. Amarán la vida y no tendrán necesidad de ir en contra de los otros, ni de ellos mismos, menos aún de suicidarse. Utilizarán su fuerza únicamente para defenderse. Protegerán y respetarán naturalmente a los más débiles y por consecuencia a sus propios hijos porque habrán conocido ellos mismos la experiencia de este respeto y protección y será este recuerdo y no el de la crueldad el que estará grabado en ellos.

Alice Miller 2008

Cerrando ciclos

Siempre se dice que es algo necesario e importante el cerrar los ciclos vamos abriendo, y estoy completamente de acuerdo con ello, lo que ocurre es que hay ciclos más difíciles de cerrar y algunos hasta nos da pena hacerlo.

Ya queda poco para el gran viaje, como ya he contado aquí nos vamos a México una temporadita y estoy dejando las cosas lo más arregladas posible por esta lado del charco. Algunas de las tareas se han ido cerrando solas y otras necesitan de mi para hacerlo, de que yo sea consciente de lo que esto significa. 

Hace 8 meses comencé una maravillosa formación de doula en Bilbao, donde encontré a un gran círculo de mujeres. Este fin de semana pasado hemos terminado este curso y tocaba despedirse. El ciclo de la formación se cerraba solo, tenía su comienzo y ha tenido su fin, prueba de ello y para mi convencimiento, el título que nos han entregado y que me ha hecho más feliz que ningún otro conseguido en mi vida.
La despedida de mis compañeras, de mis amigas no ha sido tan sencilla. Nunca creí encontrar un espacio así para compartir y disfrutar. Me he sentido afortunada cada minuto de cada fin de semana que he pasado con ellas, y solo puedo decir GRACIAS. Decimos que continuaremos en contacto y haciendo cosas juntas, pero la vida no sabes donde te lleva ni qué te tiene preparado, así que cada abrazo dado, cada "hasta pronto" han sido para mi despedidas, cierres de los círculos que he abierto con cada una de ellas y que he cerrado de forma tan consciente como he podido. No quería pensar demasiado en lo que esto significa, para evitar la tristeza que acompaña a cada despedida, pero al llegar a casa, al quedarme sola se me vino encima cada cara, cada experiencia compartida, las risas, las lágrimas, todo lo que he aprendido de mis "hermanas". No las olvidaré nunca. ¡Qué maravillosa oportunidad, qué gran suerte el haberos conocido!

Cerrado este círculo el domingo pasado.

El colegio de mi hija. No se ni qué contar. Estamos pasando momentos importantes, de cambio, de incertidumbre también, pero a la vez son situaciones en cierto modo deseadas, que nos revuelvan por dentro nos viene bien, nos hace comprometernos más, y al no conocer la totalidad y no estar ya nada en nuestras manos...dejamos que la vida fluya y nos despedimos de esta etapa, donde también hemos pasado unos maravillosos momentos, hemos conocido a personas maravillosas y que esperamos sigan en nuestras vidas durante mucho tiempo. Cerramos el círculo, creemos que hasta septiembre, pero nunca podemos asegurar nada.

Y así con todo...voy preparando los temas que me "atan" que "dependen" de mi y estoy delegando en las personas que me rodean, que cumplirán de forma maravillosa con lo que ahora les toca a ellos llevar a cabo. 

Tengo billete de vuelta, pero me despido de todo como si no fuese a volver nunca. Necesito cerrar temas, cerrar círculos y decir adiós, para cuando vuelva empezar de nuevo, con las ganas nuevas, la alegría entera y la ilusión de niña con cada proyecto que retome o que inicie desde cero.

La sensación es muy extraña. No me voy tanto tiempo pero yo siento que si. Quizás sea por el viaje tan largo, por lo lejano en el espacio que está México de todo esto...no lo sé. El caso es que nos vamos. Y que nunca se sabe...





Mi miércoles mudo


Mudo porque aún no se muy bien qué decir...sólo se me ocurre GRACIAS

Preparando un gran viaje

Vamos a hacer dentro de poco nuestro primer gran viaje en familia, nos iremos a pasar más de dos meses a México. Pasaremos un mes viajando por este gran país y el resto del tiempo descansaremos y disfrutaremos de la familia.



Para preparar este super viaje he empezado a buscar información en la red sobre familias que viajan con niños, y aunque hay mucha información no he encontrado de momento una página que me de lo que yo necesito. Sin embargo si que os puedo recomendar la página "Familias en ruta", que aunque a mi en esta ocasión no me ha servido por no tener artículos sobre México, tiene un montón de ideas y experiencias de gente que está viajando por todo el mundo con sus peques.

Ya tenemos más o menos definida la ruta y va a ser una pasada y una locura a la vez, queremos verlo todo, y todo en un país como México...significa mucho!! Hoy hemos empezado a apuntar lo que no nos queremos perder...y nos sale un gran listado. La parte buena es que nada es obligatorio, vamos a disfrutar, a vivir experiencias maravillosas y a estar juntos, así que si queremos parar...pues paramos, que queremos playa, pues playa, pirámides, pues venga...en fin, que vamos por libre y que como seres libres viajaremos, eso si, siguiendo el ritmo de la niña. Es una de las cosas que no puedo apartar de mi mente...¿será mucha paliza para ella? Seguro que me sorprende y lo aguanta mejor que yo, jajaja!



Nos hemos informado ya del tema vacunas, y no hay ninguna obligatoria en México, ni en Guatemala (haremos parada en Tikal), así que otro tema solucionado.

Tengo la intención de ir escribiendo en el blog las aventuras que vivamos desde ya, preparando el viaje, pero no sé si encontraré puntos de conexión durante el viaje, ya iremos viendo, pero de vez en cuando daré señales de vida seguro.



Ahora nos toca seguir preparando cositas, ver qué ropa, qué calzado, botiquín homeopático, papeles varios...en fin, lo que un gran viaje como este conlleva , e ir cerrando los temas que quedan abiertos antes de partir. 
Este mes de Junio termino mi formación de doula, me queda tan sólo un seminario, uno bien duro por dos motivos, por ser el último, la última vez que estaré con mis compañeras de camino, y por el tema, duelo perinatal. 
También tengo pendiente una reunión con la junta de Ojana, seguramente la última con mis compañeras desde hace ya tres años, casi todas tienen la necesidad de seguir con su camino y dejar sus cargos, seguro que otras personas maravillosas las sustituirán, pero me da una pena inmensa. 
Tengo aún mucho trabajo en el cole de mi hija, estamos perfilando lo que será nuestra hoja de ruta para el curso que viene, y no está siendo nada fácil, siempre hay tanto por hacer...


En fin, muchas cosas pendientes, que sin duda seguirán aquí cuando volvamos en septiembre, pero tengo la necesidad de cerrar temas, para sentirme ligera en el viaje.

Os seguiré contando...

Doulas: Ángeles de la maternidad

Semana mundial por un parto respetado


EL NEGOCIO  DEL NACIMIENTO 
“Un tercio de los bebes en Estados Unidos  
llegan al mundo mediante cesárea.  
Un nuevo documental gráfico pregunta por qué.” 

Y se podrá ver en muchos lugares de España a lo largo de esta semana, consulta cual tienes más cerca aquí:

En Cantabria: CEIP Vital Alsar, c/ Inés Diego del Noval, 2 Cueto

30 Day Mom Challenge

27. Haz alguna cosa que sea buena para tu salud: caminar 10 minutos, comer una pieza de truta o tener una buena noche de sueño

Sigo con la propuesta de Monitos y Risas

Hoy toca una en apariencia fácil, ¡¿quién no tiene tiempo para cuidarse un poquito?! A mi hoy me parece sencillo, y sin duda encontraré un ratito para mi, o para disfrutarlo con los míos, de hecho ya he hablado con mi hija nada más levantar las persianas esta mañana y nos vamos en un rato a pasear por la playa, nosotras y el perro, que hace un día primaveral maravilloso y necesitamos sol y salitre los tres

Pero...

Cuando mi hija nació, y hasta que empezó a ser un poco autónoma (1 año más o menos) yo no encontraba nunca tiempo para mi, me sentía mal si pensaba en ir a pasear sola, en darme un masaje, o un baño largo y relajante...y ahora estoy convencida de que es un gran error y que es muy común...veo en mi entorno que la mayor parte de mamis (sobre todo primerizas) se anulan, desaparecen, disminuyen sus necesidades hasta la máxima expresión...y así no se puede. Hay que cuidarse, hay que mimarse, encontrar aunque sean 10min para una misma, porque si no nos cuidamos nosotras, si no nos mimamos, ¿de dónde sacaremos las ganas de cuidar y mimar a nuestros hijos e hijas?

Veo a mi alrededor madres con problemas para atender las necesidades de sus hijos, yo misma he pasado y paso a veces por esa situación, especialmente cuando mi hija esta malita, con catarro, duerme mal...me cuesta mucho mucho acompañar esos procesos, y estoy segura de que es en parte por mis propias carencias, a parte por supuesto de rechazar con todas mis fuerzas que esté enferma, cosa que llevo fatal...

Así que os animo a todas, a todos, a coger esos 10 minutos diarios y usarlos para mimaros, aunque sea una ducha, pero si ponemos toda la conciencia posible en lo que hacemos lo disfrutaremos y cumplirá su cometido

A veces podemos compartir esos momentos, claro, como yo hoy, ¡que me voy a la playa a disfrutar!


Semana internacional de las Doulas


Esta semana se celebra la Semana Mundial de las Doulas


El propósito de la Semana Mundial de la doula (“WDW”) es capacitar a las doulas en todo el mundo para mejorar la salud fisiológica, social, emocional y psicológica de las mujeres, los recién nacidos y sus familias en el nacimiento y en el período posparto. La Semana Mundial de la Doula los eventos tendrán lugar en todo el mundo , indicando los beneficios de la presencia de doulas en el parto y el puerperio:

* Reduce la incidencia de cesáreas
* Puede reducir la duración del trabajo de parto
* Reduce las solicitudes de analgésico y epidural
* Favorece el inicio de la lactancia y la continuación
* Aumenta la satisfacción de la madre de la experiencia del parto
* Se puede reducir la incidencia de los trastornos del estado de ánimo después del parto
* Aumenta la confianza de los nuevos padres en el cuidado de su recién nacido

Desde aquí aprovecho para enviar un abrazo muy especial a todas las maravillosas mujeres que se están formando conmigo para ser doulas, es un honor teneros como compañeras de viaje chicas, ¡nos vemos mañana para seguir con la aventura!

Feliz semana a todos

¡Un premio!

¡Qué hermoso es recibir premios en esta parcelita de mi vida! Me parece mágico que personas que a penas conozco, que quizás no he visto nunca, se asomen aquí a leer mis divagaciones y locuras, que además a veces dejen comentarios llenos de amor y apoyo y que encima ¡me envíen regalitos! 

Esta vez el premio viene de una nueva amiga, Carol, con la cual estoy compartiendo la formación de Doulas y con la que siento una conexión muy especial. Os animo a visitar su blog porque es una delicia y porque Carol pone palabras a sentimientos que todas tenemos en algún momento y lo hace con muchísima elegancia y mucho arte.

El premio agradece la amistad y yo te lo devuelvo Carol, porque me siento muy honrada al ser considerada tu amiga y quiero que sepas que yo también te considero así


Este premio trae 11 preguntas que formula cada blogger que pasa el premio a sus galardonad@s. Y cada galardonad@, además de responder las preguntas que llegan con el premio, debe formular otras 11 preguntas y pasarle el premio a otros 11 blogs amigos.

Las preguntas de Carol:

1. Qué ha sido lo mejor de las últimas 24 horas?
Lo mejor fue sin duda el día de ayer. Me levanté algo tristona y por la mañana hablé con una amiga que lo estaba más que yo, me fui a comer con ella y juntas nos animamos y nos dimos apoyo. Por la tarde además fuimos a la reunión de la asociación de la que somos parte y allí ya acabamos por animarnos del todo, rodeadas de tanto cariño y apoyo, de tantas mujeres extraordinarias. Además recordé que cuando das siempre recibes, y que cuando te parece que no es el día para ello, la vida te coloca en una posición en la que toca dar, y después recibir, y mucho.

2. Cómo celebraste tu último cumpleaños?
Mi último cumpleaños fue muy muy especial, mi familia y amigos me organizaron una fiesta sorpresa, y fue lo más hermoso que alguien hizo por mi en mucho tiempo.

3. Cuál es el último libro que has leido o estás leyendo?
Uff...estoy leyendo en ficción el 4º libro del "Clan del Oso Cavernario", y en ensayo, "La mente del recién nacido" y "Birth partner" además de estar releyendo "La maternidad y el encuentro con la propia sombra" y de estar preparándome para empezar en un grupo de lectura "Disciplina Positiva"...

4. Qué peli me recomiendas?
Pues no se muy bien...depende de lo que te guste...yo estoy pensando en irme al cine con una amiga a ver por primera vez una peli en 3D...quizás "La invención de Hugo" pero no se si es recomendable...

5. Tienes tatoos?
No...acabo de "regalarle" a mi chico su 2º tatoo...ya se tatúa él por los dos

6. Y piercings?
No, tuve de jovencita, en la nariz, pero debo de ser alérgica al metal, porque no lo soporté ni soporto los pendientes....

7. Qué tal despertar tienes?
Bueno, eso sí...al poco necesito mi desayuno o me transformo en Mr Hide

8. Me propones un trueque?
¡Venga! Te cambio un café tarde de cháchara

9. Te motiva tu trabajo/profesión?
Imagínate: dejé de trabajar para estar con mi hija...así que lo que hago actualmente me motiva mucho. 

10. Practicas algún deporte?
Que va...y debería...llevo apuntándome a Yoga 3 meses...

11. Tienes o piensas tener el número de hijos que te gustaría?
De momento me planto en 1, ya iremos viendo

Ahora mis preguntas:

1-¿Por qué nació tu blog?
2-¿Por qué sigues escribiendo en él?
3-¿Qué te inspira para escribir en él?
4-¿A qué te dedicas actualmente?
5-¿Vas a seguir dedicándote a eso?
6-¿Hasta que punto cambió tu vida ser madre-padre?
7-¿Te consideras buen padre-madre?
8-¿Qué te hace sonreir?
9-¿Y llorar?
10-¿Eres feliz ahora mismo? 
11-¿Por qué?

Y envío este premio y la muestra de mi amistad a estos 11 blogs:

1-Ya he dicho que te devolvía el premio Carol "Con ojos de madre" (pero no hace falta que contestes de nuevo...xD)
2-Al blog ORCA, uno de los primeros que empecé a seguir, y en el que siempre encuentro algo que me interese, además de fascinarme su entrega a la educación de sus hijos
3-Bucenado en mi, un blog que acabo de descubrir y que me tiene encandilada
4-El blog de Dara, donde siempre hay un espacio para encontrarse una misma 
5-Cayetana y su mundo de ángeles
6-Etna, entregada mamá, a la que sigo desde el principio
7-El blog de Luisina, al que llegué más por amor que por casualidad
8-Un nuevo blog lleno de magia y de momentos
9- El blog de unos padres que crían con mucho amor
10-El precioso blog de una paisana con sonrisa de Anjana
11-Y el blog de mi querida Marta, para ver si se anima a retomarlo

Un beso grande a todos
 

¿Cómo quieres que tu hijo que recuerde? Sé esa madre hoy

Un día más que me asomo para compartir el 30 Day Mom Challenge, en este caso la del día 22

22. ¿Cómo quieres que tu hijo que recuerde? Sé esa madre hoy

Como quiero que mi hija me recuerde...bueno, espero que eso llegue muy muy tarde, porque no me quiero perder ni un minuto de toda la vida que me sea posible vivir...dicho esto...reflexionemos, ¿cómo quiero que me recuerde? 

Hablaba esta mañana con mi buena amiga Marta sobre qué ha marcado nuestra vida, qué actos de las personas que nos criaron (que no son siempre nuestros padres...)y hablábamos de que lo único que de verdad marca y queda es lo que vemos que tiene una coherencia. Cuando nos dicen de pequeños que mentir es malo pero vemos mentir a nuestros mayores...en realidad ¿qué estamos aprendiendo?

Hoy quiero ser una madre coherente, que mi hija vea que lo que la pido a ella, que lo que la enseño y explico está presente en mi vida y en mi día a día. Quisiera que un día mi hija diga que su madre era una mujer, fuerte, sabia, y coherente. Tal cual, ni más ni menos, y no, ¡no tengo abuela!



Ahora, la segunda parte, sé esa madre hoy, bueno, en ello estamos, intento ser esa madre cada día.

¿Y vosotros? ¿Cómo queréis ser recordados?

El objetivo del día: Paciencia

Seguimos con el 30 Day Mom Challenge, hoy...

20. El objetivo del día: Paciencia

Ufff...me ha tocado la fibra sensible del día...la paciencia, me va a dar definitivamente mucho trabajo este objetivo. 

Acabo de escribir un desahogo en el foro de crianza en el que siempre participo, y aunque para nada he hablado de paciencia..seguramente por ahí vayan los tiros.

El tema de mi desahogo ha sido el apego. Esta palabra para mi tiene un significado negativo, pero al "meterme" en el mundo crianza descubrí el término crianza con apego, y aunque no me gusta demasiado dar un nombre a mi forma de relacionarme con mi hija, he aceptado que con esta palabra la inmensa mayoría de mi entorno entiende lo que quiero decir, y aceptamos el pack completo: colecho, teta, porteo, respeto...amor en definitiva.

Mientras mi hija fue un bebé, criar así era la única manera que yo entendía, y lo hacía desde el instinto, sin pensar en si estaba bien o estaba mal...era lo que me nacía hacer

Ahora mi hija tiene 4 años y para muchas cosas es una personita "mayor" y para otras sigue siendo "bebé" en cierto modo, y ahí es donde yo me pierdo. ¿Qué puedo esperar de ella? ¿Mayor o pequeña?

El entorno parece saber qué hacer siempre, la sociedad tiene claro dónde tiene que estar mi hija a esta edad, tiene claro que los humanos de 4 años tienen que ser capaces de hacer esto o lo otro, tener esta relación con el mundo, con la sociedad, conmigo...pero yo no lo tengo nada claro. Mi hija crece deprisa, pero siempre a su ritmo, y yo siempre he defendido que debe crecer así, sin prisas, con PACIENCIA, pero a veces el mundo me mete prisa, y yo se la meto a ella...y me genera ansiedad, y me genera agobios...que vienen de mi, pero que le hago pagar a ella.

¿De verdad es necesario que una niña de 4 años sea capaz de estar separada de su madre x horas? ¿De verdad puede alguien estar criando a su hijo mal si esto no es así?

Justo antes de leer cual era el objetivo de hoy estábamos preparándonos para ir un ratito a nuestro cole, que es un cole muy especial, que nos permite acudir cuando queremos, entrar a las clases que queremos y elegir cómo estar y dónde...es un lujazo tener esta opción y además puedo estar con mi hija hasta en el aula si así lo queremos las dos. El caso es que yo hasta ahora quería, pero últimamente ya no deseo estar metida en clase con ella, porque me he dado cuenta de que será más positivo para ella estar un ratito sin mi en ese entorno seguro, con niños de su edad y un adulto pendiente de ellos, porque intervengo de forma diferente con ella que con el resto, y la verdad, para ser justos, intervengo peor con ella que con los otros. Pero...mi hija no quiere estar allí sin mi, un ratito a veces si, pero en general no. Así que he decidido hacer pactos con ella, si quiere ir al cole, entrará a las clases sin mí, yo me quedaré haciendo cosas en la sala de padres, o leyendo...pero no en las clases. ¿Qué ha decidido ella? No ir al cole hoy

He aceptado el trato claro.

¿Mañana? Será otro día...

Ahora me toca aplicar la paciencia. 

Paciencia para revisarme, para entender porqué me está afectando esta etapa en mi relación con mi hija, porque si nunca me afectó la opinión de nadie, ahora me afecta, y para seguir tratando a mi hija con respeto, respetar sus procesos y su ritmo de crecimiento.

Como dije...este objetivo me va a dar mucho trabajo


¿Qué madre admiras? ¿Cuál de sus cualidades puedes vivir hoy?

Como buena mujer de hoy :-( tengo tiempo para todo menos para mi misma...y ¡ni qué decir del blog! Mi propuesta de la entrada anterior se ha visto relegada por múltiples cosas, pero retomaré siempre que me sea posible, hoy con la propuesta 18

18. ¿Qué madre admiras? ¿Cuál de sus cualidades puedes vivir hoy?
No dudo ni un sólo instante. Admiro a mi madre

Hoy puedo vivir una de sus muchas cualidades: su fuerza, su libertad, su independencia. Parecen muchas pero en realidad es mi manera de intentar explicar una parte suya que siempre me ha parecido impresionante, su arrojo, su valentía. La he visto comenzar múltiples proyectos, cambiar radicalmente de vida varias veces, seguir adelante en circunstancias adversas y nunca la he visto flaquear...quizás lo ha hecho alguna vez, pero yo, como hija, no lo visto...Sigue sus sueños, busca la forma de ser feliz, de servir, de amar a todo y a todos...
Pensándolo bien...quiero vivir sus cualidades siempre, no sólo hoy...pero por algo se empieza

Quiero encontrar dentro de mi el valor que sé que he heredado de ella para lanzarme en la búsqueda de mis sueños superando mis miedos, y, en cierto modo, escribir en este blog es ya un paso. 

Seguiremos avanzando, sin prisa, pero sin pausa....Gracias por acompañarme en el camino

Ser mamá es un regalo

Esta mañana en mi muro de facebook vi, a través de Monitos y Risas esta propuesta:


La idea es ponerse una meta diaria para ir mejorando como madres, y como personas claro, y aunque estoy con ellas en que esto no es una receta mágica, me parece un buen ejercicio para realizar

Yo voy a empezar por la que corresponde al día de hoy: 14 de marzo

14. Recuerda que ser mamá es un regalo

Ser mamá es un regalo para mi, claro que si, pero...¿por qué? Las madres solemos decir que es lo mejor que nos ha pasado en la vida, y yo observo a mi alrededor a la gente son hijos mirándonos con estupor, con miedo incluso...¿qué nos ocurre al ser madres? Ser mamá es un regalo porque egoistamente hablando tengo a mi lado a una personita que me quiere por como soy, que me permite tener salidas de tono y me las perdona todas, porque me adora, me encuentra la mujer más bella del planeta, la mejor mamá del mundo...¿estoy a la altura de todo esto? eso ya es otro capítulo (demasiado extenso)
Ser mamá es un regalo, en mi caso porque el papá estuvo de acuerdo con que yo dejara de trabajar fuera para dedicarme a "trabajar" dentro, de mi, de mi casa, con mi hija...y este ha sido uno de los mejores regalos que me ha podido hacer, porque compartir con mi hija casi cada momento de su vida, de nuestra vida, es un lujazo inmenso

Ser mamá es un regalo porque desde que lo he sido he conocido a muchísimas personas maravillosas relacionadas directamente con la maternidad y la crianza, hemos formado Ojana entre un hermoso grupo de familias y cada día voy encontrándome más conmigo misma a través de mi ser mamá
Es un regalo porque nunca ninguna otra situación me había hecho analizar tanto cada aspecto de mi personalidad, descubrir cuáles son mis miedos, los resortes que me hacen saltar...
Con mi hija he descubierto el verdadero sentido de la palabra amor incondicional...
Desde luego...
SER MAMÁ ES UN REGALO
Gracias

¿ES POSIBLE LA VERDADERA CONCILIACIÓN?

Hoy, 9 de marzo, después del gran día, en el que todos nos llenamos la boca con palabras hermosas hacia las mujeres...y pedimos grandes cambios y revoluciones...hoy, leyendo el blog de María "Reeducando a mamá" me encuentro con este maravilloso artículo que os comparto, para seguir con la reflexión, aprovechando la resaca. Gracias María

¿ES POSIBLE LA VERDADERA CONCILIACIÓN?


A través de SINA (Asociación de Apoyo a la Lactancia Materna y Crianza consciente en Valencia) me llegó esta viñeta que representa (más o menos acertadamente: yo quitaría el comentario de las sandalias) uno de mis sueños: la maternidad integrada en la vida social y laboral de las mujeres.

Pero reconozco que, de todas las ideas que suelo exponer en mis artículos sobre conciliación (como Sobre feminismo y bebes , oEunucas de la maternidad ) esta es la que más incredulidad y controversia crea. ¿De verdad puede una mujer moderna ejercer su profesión con el niño a cuestas? y ¿De verdad vale tanto la pena hacer el esfuerzo que eso conllevaría?



Es bien sabido que si nos trasladamos unos cuantos miles de años para atrás, o echamos un vistazo a otras culturas contemporáneas de las consideradas "primitivas", vemos que las mujeres integraban e integran su maternidad en su día a día con naturalidad. Es una cuestión de supervivencia. Si hay que recolectar, cultivar, pastorear o procesar los alimentos para comer cada día, las mujeres no se pueden permitir ninguna "baja maternal", ni de 4 meses ni de dos años, y desempeñarán su tarea con el niño a cuestas, adaptando su dinámica a la presencia del pequeño.


 

También en estas culturas, tal y como explica Jean Liedloff en su libro El concepto del Continumm, el bebé se integra automáticamente en la rutina de su madre sin convertirse en el centro alrededor del cual gira toda la vida de ella. Esto no significa que la criatura no sea importante para ella, o que la quiera menos de lo que nosotras queremos a nuestros hijos, todo lo contrario. Tanto es así, que siempre está presente. Pero ella sigue realizando sus actividades, aunque con el niño SIEMPRE a su lado, en su regazo y con el pecho a su alcance los primeros meses y, más tarde, cuando el niño empieza a gatear y explorar por su cuenta, siempre accesible y a la vista, para que pueda volver a ella cuando lo necesite, en busca de teta, consuelo o mimos.

¿Podemos considerar esta manera de actuar de las madres "primitivas" como la más conveniente para nuestros bebés? En palabras de la misma Jean Liedloff:

"... El nacimiento no puede considerarse un acontecimiento indicador de la terminación del bebé, como si fuera el final de una cadena de montaje, ya que algunos complementos ya han nacido en el útero y otros no funcionarán hasta más tarde. El recién nacido que llega al mundo con la placentera experiencia de haber tenido una serie de expectativas que han sido colmadas en el útero, esperará o, con más exactitud, tendrá la certeza de que sus nuevas expectativas también serán satisfechas.

¿Que ocurre a continuación? A lo largo de decenas de millones de generaciones, lo que ha ido ocurriendo es el trascendental cambio de abandonar el entorno totalmente vivo del interior del cuerpo de la madre para ir a otro entorno exterior sólo parcialmente vivo. Aunque el cuerpo de la madre, que se lo ha dado todo, siga estando ahí, así como sus acogedores brazos - desde que el ser humano tiene las manos libres al andar erguido - el bebé siente el contacto del extraño e inánime aire en su cuerpo. Pero también está preparado para esta sensación; estar en brazos de su madre es para él el lugar esperado, en lo más recóndito de su ser sabe que es su lugar, y lo que experimenta mientras está en brazos es aceptable para su continumm, satisface sus necesidades actuales y contribuye adecuadamente a su desarrollo."

(El resaltado en negrita es mío)

O sea, el habitat natural del cachorro humano es el cuerpo de su madre. Esto parece más esencial cuanto más no acercamos al momento del nacimiento, tal y como nos revela el prestigioso pediatra Nils Bergman en sus estudios sobre la reacción de los bebés prematuros según se les coloque o se les separe del pecho de su madre , o los estudios sobre la herida primal de la psicoterapeuta Nancy Verrier.

Pero también es cierto que tanto en las diferentes culturas actuales, como en muchos mas momentos a lo largo de la historia, está y ha estado ampliamente aceptado que la figura maternal no tiene por que ser obligatoriamente la madre biológica el 100% del tiempo. La propia Jean Liedloff escribió:

"Evidentemente, no es necesario que sea la madre biológica la que desempeñe el papel maternal de satisfacer las necesidades del bebé, ni tampoco que la madre sustitutiva sea una mujer o un adulto, excepto en el momento de alimentar al bebé..."

Según Meredith Small en su libro Nuestros hijos y nosotros: 

" Los estudios interculturales muestran también la idea de que el vínculo monotrópico (es decir, un progenitor a la vez vinculado con un bebé a la vez) es una visión limitada de las relaciones humanas. Edward Tronick y otros colegas investigadores han demostrado que un bebé pigmeo efé es atendido por varios adultos ; esta relación niño- adulto puede ser más comunitaria. Durante los primeros cuatro meses de vida estos bebés pasan la mitad de su tiempo con un adulto que no es su madre; además, los amamantan varias mujeres que estén en perido de lactancia. El bebé sabe con claridad quienes son su padres, pero tiene varios adultos de quienes depender. En un sistema social que valora la comunidad por sobre todas las cosas, este vínculo multifacético produce una estrecha red de relaciones sociales: los bebés se apegan a varios adultos y los adultos a varios bebés. "

Parece evidente que existen muchas soluciones a la hora de criar a un ser humano pero ¿Son todas igualmente convenientes? El bebé es una criatura excepcionalmente adaptable, lo que no quita que determinadas condiciones de crianza puedan producir daños irreparables. Un ejemplo extremo serían los casos documentados de bebés criados por animales y que Jean Liedloff describe en su libro:

"La capacidad que tienen los niños que se han criado entre animales de adaptarse a unas condiciones inadecuadas es mucho mayor que la capacidad de cualquier animal de adaptarse al estilo de vida de los humanos. Pero la muerte prematura de la mayoría de estos niños, el sufrimiento padecido después de haberlos capturado y su incapacidad para superponer la cultura humana a la cultura animal ya establecida y desarrollada demuestra también la profundidad con la que la cultura, una vez aprendida, se convierte en parte de la naturaleza del individuo humano."

Por lo tanto, la supervivencia del bebé no garantiza que haya sobrevivido salvaguardando todo su potencial como ser humano. Hay condiciones de crianza extremas en las que el daño provocado puede ser irreparable, ya que lo vivido en el periodo primal determina el desarrollo posterior de esta persona.

Pero ¿Todas las condiciones que se desvíen de la condición teóricamente ideal pueden producir daños?

Como ya he comentado, la neurología, la pediatría y la antropología entre otras disciplinas, nos están demostrando que las condiciones de crianza en el periodo primal determinan poderosamente la personalidad y salud del adulto. Podemos suponer que cada cultura criará a sus bebés para obtener seres humanos adultos con las características necesarias para que la mantengan a lo largo de las generaciones, tal y como vemos en el ejemplo citado por Meredith Small de los bebé efé, cuya prioridad es la generación de adultos que valoren su comunidad sobre todas las cosas. Y ya hace tiempo que Prescott descubrió que el contacto piel con piel de los bebés con sus cuidadores y el afecto con que son criados tienen una poderosa influencia en el grado de violencia que desarrolla esa sociedad.

¿Y nosotros, los dominantes y agresivos occidentales?

Como dice Michel Odent , somos el Homo sapiens superdepretator y hemos llegado a este punto a base de imprimir a fuego la herida primal en todos nuestros bebés. Pero el Homo sapiens superdepredator debe evolucionar porque se está dirigiendo inexorablemente al trágico destino de la extinción. Es hora de dar paso al nuevo Homo sapiens ecologicus, más empático, pacífico, respetuoso con sus semejantes y con la vida entera; un ser humano capaz de desarrollar su capacidad de amar al máximo de sus posibilidades.¿Y cual es el primer paso para llegar a desarrollarnos como ecologicus y no como superdepredator? ¿Tal vez el respeto por las necesidades primarias del bebé recién nacido, la principal de las cuales es estar en contacto continuo con el cuerpo de su madre?

En nuestra sociedad occidental patriarcal, competitiva, masificada, individulista y, en definitiva, depredadora, no es extraño que hayan triunfado los métodos de parto y crianza que fuerzan la separación entre madre y bebé, sumergiendo a la criatura en un estado de estrés crónico y obligándole a endurecerse y ser independiente cuanto antes, liberando así a su madre del ejercicio de la maternidad para poder masculinizarse lo suficiente y ser valorada social y laboralmente. Así se garantiza la formación de adultos llenos de carencias primales, con poca capacidad de empatía, inmaduros, que necesitarán depender del papá estado, que encontrarán en todas las ofertas comerciales - esas que sustentan nuestra economía de la abundancia y el exceso - unos sustitutos de lo que realmente echan de menos desde su periodo primal - la presencia, el cuerpo y el pecho de su madre - pero que ya han olvidado, dejando dentro de sí un vacío inmenso que se llenará a base de adicciones tan dispares como la comida basura o simplemente en exceso, el tabaco, el alcohol, las drogas ilegales, el trabajo a destajo, la ropa de marca, los coches deslumbrantes o la actividad sexual coital deshumanizada.

También se garantiza el desarrollo de mujeres castradas en su sexualidad maternal, incapaces de reconocer el deseo que sentimos por nuestro hijo recién nacido y capaces de ignorar sus necesidades hasta el extremo de dejarles llorar siguiendo manuales absurdos, o trabajar lejos de ellos durante más de 8 horas al día, por no hablar ya de la necesidad de "liberación" que sentimos ante la demanda constante de nuestra cría recién nacida que debería estar dentro de nuestro útero unos meses más, pero que la evolución ha obligado a salir antes de tiempo, cuando todavía no está preparada y necesita contacto continuo con el cuerpo de su madre durante el periodo de exterogestación. Mujeres programadas para infligir la herida primal en nuestros hijos en el mismo momento de nacer.

La herida primal es nuestro pecado original. Por ella parimos con dolor. Por ella permitimos que interfieran entre nuestros hijos y nosotras. Por ella no es placentero amamantar. Por ella, necesitamos "liberarnos" de nuestros bebés para poder realizarnos como mujeres. Por ella, nuestros compañeros reclaman a la mujer coital eterna, nunca madre, siempre disponible.

La herida primal es la principal herramienta del patriarcado para someter tanto a hombres como a mujeres, y obligarles a jugar su juego y a la vez es la consecuencia del propio juego del patriarcado.

¿Cuando estaremos preparados para la primera generación libre de ella? Actualmente este momento parece lejos, pero ya se están dando los primeros pasos. Desde que en 1970 Michel Odent puso la primera piscina de partos en su maternidad, cada vez más y más profesionales de la obstetricia y la ginecología luchan y trabajan para que las condiciones necesarias para el desarrollo de los partos humanos fisiológicos, respetuosos y orgásmicos se den por defecto para todas las parturientas y sus bebés, a la vez que se garantiza la seguridad del proceso mediante la formación de los profesionales adecuados y el acceso a la tecnología necesaria para resolver una situación patológica. Y cada día más madres y padres reivindicamos todo esto para nuestros partos.

Pero el parto sólo es el primer paso. La necesidad del bebé de estar en contacto continuo con su madre los primeros meses, el periodo de exterogestación, es una realidad demostrada desde diversas disciplinas. Y para que esto ocurra necesitamos madres sanas, libres y dispuestas a darle a su hijo lo que necesita. Para ello la maternidad no puede convertirse en una cárcel que encierra a la mujer en casa, la despoja de todo su prestigio social a la vez que destruye todas sus aspiraciones laborales, convirtiéndola en una persona totalmente dependiente económica y socialmente de su compañero.No, la solución no es la que han sufrido cientos de generaciones de mujeres patriarcales, heridas, castradas, infantilizadas, infravaloradas, cosificadas y humilladas. 

La solución pasa por el reconocimiento de la maternidad, su integración en la vida pública y laboral de la madre. Y para ello hace falta un cambio radical en la sociedad y el mundo laboral que hoy por hoy prefiere ignorar la maternidad y aparcar a las criaturas en guarderías para que no molesten, cerrándose en banda al reconocimiento de las necesidades de estos bebés y sus madres.

Pero ¿Como?

Uno de las cuestiones que salieron el otro día en la presentación de nuestro libro en Zurich, fue el hecho de que si nunca hay mujeres en puestos de poder -porque se dedican a ser madres que crían a sus hijos - el sistema no va a cambiar. El problema que yo veo a este argumento es que estas mujeres, para llegar a donde están, primero han tenido que convertirse adecuadamente en la mujer patriarcal, castrada y masculinizada y, por lo tanto, cuando alcanzan este poder se limitan a jugar con las mismas reglas del juego sin tener la mínima intención de cambiar nada. Ejemplos de esto nos sobran, desgraciadamente.

Hoy por hoy lo más políticamente correcto es volver al trabajo lo antes posible tras el parto, dejando el bebé en las manos de una cuidadora toda la jornada laboral desde los 4 meses o incluso antes. Conscientemente se desprestigian, o directamente se ignoran, todos los estudios que demuestran la importancia de la presencia constante de la madre y la lactancia materna para los bebés de tan corta edad, a la vez que se pregonan a los cuatro vientos los pocos estudios que parecen quitarle importancia a estos factores, independientemente de su calidad, muchas veces manipulando con los titulares las verdaderas conclusiones del trabajo.

Pero, a pesar de los pesares, también hay otras mujeres y hombres que de manera no tan vistosa, día a día y como hormiguitas, van cambiando las cosas poco a poco.

Porque es posible.

El otro día tuve el honor de leer el artículo de una nueva mamá bloguera - Gemma, del blog Como una manada e investigadora de profesión - en el que nos cuenta como se llevó a su bebé de tres meses a un congreso en el que ella formaba parte del comité científico. Gemma no ha salido en todos los medios de comunicación, como en su día salio la eurodiputada italiana Licia Ronzulli , pero demuestra de una manera mucho más realista y sencilla como en muchas ocasiones el bebé puede disfrutar de lo que más necesita, su madre, mientras esta ejerce su profesión y cumple perfectamente con sus obligaciones profesionales.

Gemma ha demostrado que la verdadera conciliación sí es posible y, junto a ella, muchas madres cada día nos lo demuestran con su ejemplo. Sin ir mas lejos, la blogosfera está repleta de madres realmente conciliadoras. Os pongo otros ejemplos de los muchos que conozco y que yo personalmente admiro mucho por su valentía, entusiasmo y creatividad para combinar el cuidado de sus hijos con su vida profesional:



* Nohemí de Mimos y Teta , a la que vemos en la foto de al lado porteando a su tercera hija mientras da una charla en la Gerencia de Atención Primaria en Las Palmas de Gran Canarias, en el marco del punto mensual de encuentro de enfermería. 

* Louma, de Amor Maternal (blog que ha ocupado el primer puesto del ranking de wikio durante meses y sigue muy bien posicionado) que compagina el cuidado de su hijo a tiempo completo con su trabajo de escritora y diseñadora, además de la realización detalleres virtuales y presenciales sobre crianza respetuosa y la salud bucal de los más pequeños (ella es odontóloga).

* Raquel y Enriq, él diseñador gráfico, ella escritora, puericultora y asesora de lactancia y porteo; ambos al frente de la revista Madre Tierra y de varios blogs como La casa de las Mamás , Madre Tierra , Buscando trazos y Buscando Chapas y todo combinado con la crianza de su hijo también a tiempo completo.

* Y Jesusa , nuestra doula más guerrera y comprometida, que según nos anunció ayer en FB, ya ha vuelto de Brasil a donde fue por motivos profesionales y con su pequeña Anaís bien colgadita de su cuerpo, por supuesto.

Y la lista podría continuar y continuar porque hay muchos más, madres y padres que no han querido renunciar a la crianza de sus hijos y que han luchado por compatibilizar su vida laboral con las necesidades familiares. Pero claro, ellas y ellos lo hacen a la sombra, en trabajos que no salen en los grandes medios de comunicación cada tres por cuatro y que tampoco los meterán en las listas de las grandes fortunas mundiales o en los primeros puestos de poder de los partidos políticos. Pero a pesar de pasar desapercibidos para el resto de los mortales, a pesar de que su radio de acción no es muy grande, su influencia nos hace mucho más bien a todos de lo que somos realmente conscientes.

Porque todas estas mujeres y todos estos hombres, madres y padres, nos están demostrando que incluso en las nefestas condiciones actuales, la verdadera conciliación laboral es posible.

Claro que, tal cual está la situación, tampoco es fácil. Muchas de estas familias han tenido que dar un giro de 180 grados a su vida profesional para poder ejercer la maternidad /paternidad como ellas y ellos querían. La mayoría ha sacrificado mucho poder adquisitivo. Puedo imaginarme que si las cosas hubieran sido diferentes, muchas y muchos hubieran podido seguir con sus profesiones ganando mucho más dinero y sin verse obligados a encontrar alternativas.

¿De verdad es tan imposible ejercer de ejecutiva con tu bebé de meses colgado en un fular? ¿De verdad no puedes darle el pecho mientras sigues con tu reunión? ¿No puedes escribir tus informes mientras el duerme en tu regazo? ¿No puedes atender a tus clientes mientras tu recién nacido duerme plácidamente en su fular colgadito a tu espalda o a tu pecho?

Yo creo que sí es posible, sólo hace falta un cambio de mentalidad muy grande y no sólo por parte de la sociedad, sino también por parte de los propios padres.

Por un lado la sociedad tiene que empezar a priorizar las necesidades de los más pequeños por delante de todo lo demás, considerando el cuidado y crianza de los hijos como la actividad más importante para garantizar el futuro y el bienestar de todos. Y tiene que dejar de autojustificarse, buscando argumentos por aquí y por allá para intentar justificar la institucionalización de las criaturas 10 horas al día, cinco días a la semana desde el primer día de vida.


Y por otra parte los padres tenemos que dejar de paralizarnos cuando nos llega un bebé a nuestras vidas. Dejar de considerarlo un muñeco de cristal que mejor está en su cunita, a salvo, donde no se rompa, y empezar a reconocer en él la cría de mamífero que reclama cuerpo materno las 24 horas del día.

Este cachorro humano que necesita formar parte desde el principio de la comunidad a la que pertenece, sin que le aíslen en una habitación pintada con florecitas rosas o angelitos azules, que necesita mirar el rostro de los adultos inmersos en sus actividades diarias, y no el móvil de jirafitas girando eternamente encima de su naricilla.

En definitiva, el cachorro humano que reivindica su lugar en su comunidad desde el primer día de su vida extrauterina, reclamando que sus necesidades sean cubiertas, como merece y tiene derecho, para desarrollarse íntegramente en todo su potencial.

Por supuesto que es posible y, sobre todo, vale la pena el esfuerzo.

¡Feliz día de la mujer!






‎"Pregunta: -¿Cuál es la misión de la Mujer?

Respuesta: -Enseñar al hombre a amar. Cuando aprendan, tendrán otra manera de comportarse con la Mujer y con la Madre Tierra. Debemos ver nuestro cuerpo como sagrado y saber que el sexo es un acto sagrado, esa es la manera de que sea dulce y nos llene de sentido. La vida llega a través de ese acto de amor. Si banalizas eso, ¿qué te queda? Devolverle el poder sagrado a la sexualidad cambia nuestra actitud ante la vida. Cuando la mente se une al corazón todo es posible."


La Abuela Margarita, guardiana de la tradición maya, pertenece al consejo de ancianos indígenas.
Jalisco-Mx.















¡Un premio!

Hace unos días recibí un maravilloso premio, todos hacen mucha ilusión, pero este me gusta especialmente ya que se llama Amistad 2.0, y me lo ha entregado una hermosa mujer, que tiene un hermoso blog
Es especial para mi porque desde este blog y desde los foros y páginas de crianza en internet he encontrado y conocido a algunas de las mejores amigas que tengo hoy día, y he conocido a muchísimas mujeres, madres, a las que no pongo cara, pero que me acompañan cada día en este hermoso camino que es la crianza respetuosa



Junto con el premio llegan unas preguntas que me toca responder, así que me pongo a ello, no sin antes agradecer con todo mi corazón a Derya el hermoso regalo que me ha hecho con este premio

"Amistad 2.0"

1. Qué es lo primero que te ha venido a la mente ésta mañana al despertar?

En marcha, ¡que tenemos cole! También he pensado en lo buena que es la idea que me dieron el otro día mis comadres Rebeca y Violeta de dejar la cocina recogida por la noche, levantarme y poder desayunar con un libro sin preocuparme de más...ha sido un gran placer, gracias chicas!

2. Dime qué te gusta de tí.
Me gusta mi entusiasmo y entrega cuando un proyecto de verdad me llena

3. Dime qué no te gusta de tí.
No me gusta ser tan perezosa a veces..

4. Algo que te encante hacer y hagas con frecuencia junto a tu hij@.
Leer cuentos

5. Dime qué es lo que más te gusta de tu hij@.
Me fascina su empatía, su generosidad, comprensión para conmigo...y ¡su manera de enredarnos para llevarnos donde ella quiere!

Para mis cinco blogs van estas cinco preguntas:

-¿En qué forma ha cambiado tu vida la amistad 2.0?
-¿Cómo crees que ha influido en la crianza la amistad 2.0 y el acceso generalizado a internet?
-¿Qué opinas de la relación de los niños con las nuevas tecnologías?
-¿Qué es lo que más te gusta hacer con tus hijos?
-¿Por qué creaste tu blog?

Y mis blogs son: 

Gracias a todos

El ciclo menstrual puede ser una maravillosa fuerza positiva en nuestra vida como mujeres, Miranda Gray

Estoy leyendo y trabajando ultimamente en el tema de la menstruación, mis ciclos...e inevitablemete estoy releyendo a Miranda Gray...


¿Te suena rara esta frase? Durante mi adolescencia hasta los veinticinco años me hubiera sonado como una broma de mal gusto: en esta época pasaba dos días en la cama con dolores de regla agudos, después de una semana de altos y bajos emocionales y con el cuerpo hinchado e incomodo. Al dejar de tomar la píldora anti-conceptiva – es lo que mi doctora me recetó para mis reglas dolorosas, emprendí un largo y fascinante recorrido para entender las raíces de mis malestares.


Una de las herramientas más importantes que encontré fue la práctica de observar los cambios físicos, emocionales y mentales que experimentaba cada mes, con una mirada respetuosa. Después de casi un año de anotar mis experiencias, me di cuenta que en realidad, vivían en mi cuatro mujeres diferentes! Cada una, según la fase del ciclo, tiene distintas necesidades y habilidades: al reconocer esto, nació algo nuevo en mí como mujer. En vez de pretender seguir siempre con el mismo ritmo, descubrí que al vivir más en sintonía con mi ciclo y con estas cuatro fases, mis síntomas premenstruales y menstruales casi desaparecieron, y me sentía cada vez más feliz, más efectiva y sobre todo, reconciliada con mi feminidad.


Quizás una de las maneras más fáciles de entender las cuatro fases del ciclo menstrual está en su gran proximidad con las cuatro estaciones. La semana después de tener la regla coincide con la primavera, con la renovación, con un aumento en nuestra energía física y en nuestras capacidades analíticas, de concentración y de planificación. Durante esta fase, nombrada la fase dinámica por Miranda Gray en su último libro “The Optimized Woman” (próximamente en castellano), es el mejor momento de nuestro ciclo para empezar proyectos nuevos, para tomar acción, trabajar sola y lograr resultados.


La semana siguiente, coincidiendo con la ovulación, corresponde con el verano y es nuestra fase expresiva, sociable, empática y radiante. Podemos aprovechar esta fase de nuestro ciclo para resolver conflictos, quedar con amigos o familia (o una cena romántica!), y presentar nuestros proyectos o ideas a los demás.


Luego empieza la notoria fase premenstrual, quizás con la que más nos tenemos que reconciliar. Esta encaja con el otoño, cuando empieza a bajar nuestra energía física y notamos la necesidad de ir para dentro, de limpiar y soltar lo que no nos beneficia, tal como caen las hojas de los árboles. El gran reto de esta fase es canalizar nuestras altas capacidades criticas hacia cosas concretas para resolver problemas, pero no hacía nosotras o los demás. De una fase que puede ser muy destructiva, la podemos reconducir hacia una fase creativa y liberadora, de conexión con nuestro inconsciente e intuición.


Generalmente nuestro ritmo y energía van bajando hasta que llegamos al invierno, con la menstruación, una fase para ir a lo esencial, priorizar, y en cuanto podemos, tomar más tiempo para descansar y simplemente estar. Esta es la fase reflexiva, el final de un ciclo, un momento para parar, evaluar y conectar con lo que realmente es importante para nosotras.


En cuanto más conozcamos y respetemos nuestra naturaleza cíclica, aunque sea solo con pequeños pasos o actos, más recuperaremos dentro de nosotras una fuente de poder y autoestima que ira creciendo con cada ciclo.