El objetivo del día: Paciencia

Seguimos con el 30 Day Mom Challenge, hoy...

20. El objetivo del día: Paciencia

Ufff...me ha tocado la fibra sensible del día...la paciencia, me va a dar definitivamente mucho trabajo este objetivo. 

Acabo de escribir un desahogo en el foro de crianza en el que siempre participo, y aunque para nada he hablado de paciencia..seguramente por ahí vayan los tiros.

El tema de mi desahogo ha sido el apego. Esta palabra para mi tiene un significado negativo, pero al "meterme" en el mundo crianza descubrí el término crianza con apego, y aunque no me gusta demasiado dar un nombre a mi forma de relacionarme con mi hija, he aceptado que con esta palabra la inmensa mayoría de mi entorno entiende lo que quiero decir, y aceptamos el pack completo: colecho, teta, porteo, respeto...amor en definitiva.

Mientras mi hija fue un bebé, criar así era la única manera que yo entendía, y lo hacía desde el instinto, sin pensar en si estaba bien o estaba mal...era lo que me nacía hacer

Ahora mi hija tiene 4 años y para muchas cosas es una personita "mayor" y para otras sigue siendo "bebé" en cierto modo, y ahí es donde yo me pierdo. ¿Qué puedo esperar de ella? ¿Mayor o pequeña?

El entorno parece saber qué hacer siempre, la sociedad tiene claro dónde tiene que estar mi hija a esta edad, tiene claro que los humanos de 4 años tienen que ser capaces de hacer esto o lo otro, tener esta relación con el mundo, con la sociedad, conmigo...pero yo no lo tengo nada claro. Mi hija crece deprisa, pero siempre a su ritmo, y yo siempre he defendido que debe crecer así, sin prisas, con PACIENCIA, pero a veces el mundo me mete prisa, y yo se la meto a ella...y me genera ansiedad, y me genera agobios...que vienen de mi, pero que le hago pagar a ella.

¿De verdad es necesario que una niña de 4 años sea capaz de estar separada de su madre x horas? ¿De verdad puede alguien estar criando a su hijo mal si esto no es así?

Justo antes de leer cual era el objetivo de hoy estábamos preparándonos para ir un ratito a nuestro cole, que es un cole muy especial, que nos permite acudir cuando queremos, entrar a las clases que queremos y elegir cómo estar y dónde...es un lujazo tener esta opción y además puedo estar con mi hija hasta en el aula si así lo queremos las dos. El caso es que yo hasta ahora quería, pero últimamente ya no deseo estar metida en clase con ella, porque me he dado cuenta de que será más positivo para ella estar un ratito sin mi en ese entorno seguro, con niños de su edad y un adulto pendiente de ellos, porque intervengo de forma diferente con ella que con el resto, y la verdad, para ser justos, intervengo peor con ella que con los otros. Pero...mi hija no quiere estar allí sin mi, un ratito a veces si, pero en general no. Así que he decidido hacer pactos con ella, si quiere ir al cole, entrará a las clases sin mí, yo me quedaré haciendo cosas en la sala de padres, o leyendo...pero no en las clases. ¿Qué ha decidido ella? No ir al cole hoy

He aceptado el trato claro.

¿Mañana? Será otro día...

Ahora me toca aplicar la paciencia. 

Paciencia para revisarme, para entender porqué me está afectando esta etapa en mi relación con mi hija, porque si nunca me afectó la opinión de nadie, ahora me afecta, y para seguir tratando a mi hija con respeto, respetar sus procesos y su ritmo de crecimiento.

Como dije...este objetivo me va a dar mucho trabajo


2 comentarios:

Dara dijo...

Pinche enseguida en los comentarios para decirte algo jajaja y al respirar dije pero que le vas a decir.
Te leo y a mi me pasa lo mismo con mis hijos. Hay una edad en la que no te cuestionas nada y como tu dices sale de dentro que nada ni nadie ta hace mover la opinión... pero después ¿que nos pasa despues? ¿Por que no podemos seguir entregadas hasta que ellos decidan que ya quieren dormir solos, comer solos, ir al cole solos ¿porqué no podemos?
Lo que yo vengo observando es que a cada madre eso le sucede a una edad diferente con su hijo/a. Vamos, las hay "que no pasan una ni cuando son realmente bebés".
En fin, mi hipotesis es que nuestra carencia para dar, para estar a estas edades, está relacionada con lo que recibimos nosotras de niñas... si ya no se nos respetó como seres pequeños, nosotras tenemos confusión para hacerlo.Yo tengo a mis hijos locos, a veces tengo paciencia para seuir ahí, a su ritmo, sin prisan, a veces digo que ya, que ya les toca volar solos en ciertas cosas ¿?

En fin, reflexiones de sobre mesa.

Maria dijo...

Gracias hermosa Dara, por tus palabras y tus reflexiones..completamente de acuerdo contigo en cuanto a nuestras carencias para dar...tendremos que dedicarnos un ratito para darnos a nosotras y así poder después darnos a los demás