Mamá, tu nunca juegas conmigo

Hace unos días mi hija me dijo esta frase, así, de golpe, como sueltan los niños las cosas, sin avisar, sin decir "ven mami, siéntate, tenemos que hablar...", no, no, nada de eso, directa y sin preámbulos. Y yo me quedé de piedra, como si me hubiesen tirado un jarro de agua helada por encima y una vez que se me pasó la tontería me puse a pensar en qué motivos tendría mi hija para decir algo así. 


Cuando nació Ariadna dejé de trabajar para estar con ella, tampoco me costó mucho porque el trabajo que tenía no era el mejor del mundo para mi ni de lejos, y siempre estaré agradecida a mi pareja por el hecho de apoyar nuestra crianza con el esfuerzo tan grande que supone ser el único que carga con la parte económica de la familia y con un trabajo que tampoco es su favorito que digamos. Así pues me quedé con mi hija y soy inmensamente feliz por ello. No me he perdido ni uno solo de sus logros, he jugado con ella cuando era bebé, hemos disfrutado de la teta, seguimos durmiendo juntas...pero es cierto que desde hace un tiempo no jugamos mucho juntas. En el reparto de actividades, eso se lo dejé al papá y se ha convertido en ley...Si la niña me pide jugar le digo que estoy ocupada, que luego, que juegue solita un rato, que tengo cosas que hacer...y si me insiste acepto leer un cuento, pintar o salir a pasear...pero de jugar en su cuarto, o en el de todos, tiradas por el suelo...nada de nada...eso no es para mi, me aburre, no lo puedo evitar

No me parece que yo haga nada malo, ni mucho menos, creo que estamos genial como estamos, que hacemos juntas actividades que nos apetecen a las dos, y como el padre sí que disfruta tirado por el suelo...pues es algo que ellos hacen porque disfrutan los dos, pero cuando  me dijo esa frase...pues yo pensé: ¡Anda, que resulta que después de todo mi hija lo que va a recordar es que yo nunca juego con ella! y será una tontería...pero no me lo quito de la cabeza...

Podemos intentar muchas cosas, poner mucha intención en la crianza, ser padres conscientes...pero al final, nuestros hijos tendrán unas ideas de su infancia que quizás nosotros no tengamos, y que nos sorprendan en el futuro...y hasta nos descoloquen...y serán sus recuerdos y la vida habrá sido así para ellos por mucho que nosotros les expliquemos que no, que yo si jugaba, que yo salía a pasear en bici y pintaba contigo...y ella dirá ya ya mamá, pero no jugabas...

Y yo tendré que entender que para ella es así, que su mamá no juega con ella...así que ahora su mamá la deja que la peine y la maquille y la pinte las uñas de mil colores (aunque su mamá se muerde las uñas y después la sabe fatal....) y si me pide que juegue y no me apetece aún así la dedico un ratito aunque me cueste...porque no, yo no hago nada malo..está bien que busquemos actividades que nos apetezcan a las dos por igual..pero cuando yo la digo a mi hija que tenemos una reunión del cole y tiene que venir, o que hay que hacer la compra, o que no salimos porque no me apetece...ella siempre me acompaña, me ayuda, me sonríe y juega a mi mundo con la mejor actitud del mundo...ella siempre se esfuerza por estar conmigo aunque sea en alguna actividad aburridísima...así que yo se lo debo, y se lo debo a su yo futura...que su vida adulta esté llena de recuerdos maravillosos para que su futuro presente esté lleno de momentos deliciosos y felices...

Si consigo que mi hija me diga, ¡eh mamá, ahora si que juegas conmigo...! me paso y os lo cuento


Me voy a jugar

3 comentarios:

Marina Ferrer Medina dijo...

Me gusta mucho tu manera de educar!No te preocupes tu hija todo esto siempre te lo agradecerá.Yo no tuve la suerte de que me educaran así pero cuando tenga un hijo espero ser tan buena madre como tú.

Maria dijo...

Muchísimas gracias Marina, me has arrancado una sonrisa! Si antes de ser madre ya estás leyendo blogs como el mío...seguro serás una super madre el día que te toque! Un abrazo

Raquel dijo...

Me siento identificada con tus palabras pero lo mío es mucho peor, tengo un hijo de 6 años, le di teta hasta los 3 y aun duerme con nosotros, en una cama unida a la nuestra hasta que el quiera, soy una madre sobreprotectora, siempre preocupada porque le pueda pasar algo, siempre pendiente de que no se haga daño, cuidado, ahí no ... En fin, gracias a dios tengo la suerte de que es un niño super listo, muy espabilado, abierto, simpatico y muy sociable, pero me considero una madre pésima....jamás he jugado con el, y cuando digo janás es jamás, ni jugado, ni leído un cuento, ni llevado a un parque ... Lo he llevado y lo llevo a sitios de bolas, que le gustan mucho pero a un parque jamas, mi marido si, el si juega con el y si lo lleva a veces a algun parque.
Soy incapaz de jugar con el ... me muero solo de pensar que le pueda pasar algo y siempre estoy preocupada peeeerro por otro lado me agobia mucho, llega del cole y a los cinco minutos ya estoy saturada.
Que me pasa? A veces creo que puede ser que mi madre jamas haya jugado conmigo, sinceramente no lo recuerdo si jugaba o no, deberia recordarlo?
Siento el desahogo.