¡Vuelta al cole!

Y llegó septiembre. Se acabó el verano y eso en este mundo nuestro significa que volvemos a la rutina del colegio. Toca madrugar, aunque en nuestra casa eso no supone ningún problema. Salir de casa a una hora concreta. Almuerzo. Horario. Vuelta a casa. Mañana más. Cada día encuentro más injusto este sistema que somete a nuestros niños a estas rutinas tan poco acordes con sus verdaderas necesidades y ritmos, pero supongo que tenemos lo que hemos pedido. Colegios "guardaniños" para poder acudir a nuestros trabajos para así sentir que tenemos derecho a estar en esta sociedad donde la vida hay que ganársela. Me apena que el calendario escolar dicte cuando disfrutaremos de días libres, vacaciones y "fiestas de guardar". Pero en fin, es lo que hay, y como es lo que hay, intentaremos llevarlo con alegría. No pierdo la perspectiva y sé que somos unas privilegiadas, y no sólo por haber nacido en esta parte del mundo, sino que encima vamos a un colegio diferente donde aunque cumplimos horarios, mi hija es respetada y acompañada desde el cariño y la empatía, se le escucha, se le tiene en cuenta y puede desarrollarse de una forma mucho más integral y encima yo puedo acompañarle en esa aventura.



Este año toca 3º de primaria. El primer día siempre hacemos una asamblea general para presentarnos y que las familias y maestros nuevos puedan conocernos un poco, a grandes y a pequeños, y cuando llegó mi turno fui consciente de que es nuestro 6º año en esta escuela. ¿Cómo es posible que llevemos 6 años en el colegio si mi hija va a cumplir 8? Increíble como pasa el tiempo y cuánto de ese tiempo estamos dedicando a este proyecto, pero no me arrepiento para nada y volvería a meterme en este lío sin dudarlo. Así pues, 3º de primaria. Esto ya suena serio. Mi hija empieza a hablar de minúsculas y multiplicaciones. Le preocupa no saber cosas que quizás debería saber. Pero no hay prisa. Cuando llegamos a las clases nadie les dice qué deberían saber, conscientes todos de que además nuestros niños saben muchas más cosas de lo que marcan los dichosos curriculums. Poco a poco pues, comenzamos. 



Llevamos dos semanas de colegio. Nos queda un largo y estupendo camino por delante hasta el siguiente verano. Intentemos hacer que lo que hay en medio sea interesante para nuestros hijos.

1 comentario:

Marta M. dijo...

Hola. se presenta un nuevo curso lleno de retos y oportunidades de aprendizaje tanto para los verdaderos protagonistas, los alumnos, como para los docentes... un curso lleno de ilusiones, miedos... y ganas de aprender. Seguimos en contacto