Tres meses...casi cuatro!

¡Hola mamá, hola papá! Ya tengo TRES MESES

Me gusta... ver lo que ocurre a mi alrededor. Prefiero una cómoda tumbona a la cuna. Prefiero ver personas que juguetes. Sonrío a todo el mundo. ¡Soy un ser humano pequeñito pero muy sociable!

Disfruto con esas conversaciones de ruiditos que tenemos juntos. Todavía no comprendo las palabras, pero aprendo la música que imprimen los sentimientos y también el ritmo de una verdadera conversación.

También me gusta explorar mis manos, chuparlas. Me acerco a la boca todo lo que encuentro.

Necesito... teneros cerca y por eso os llamo balbuceando (antes sólo sabía hacerlo llorando). Cuando me miráis, sonrío. Y si llega alguien nuevo, también le sonrío. Quiero estar cerca de la gente.

Ya sé... hacer algo más: sostengo un juguete o un sonajero y lo agito (a veces me doy en la cabeza y empiezo a llorar). Cuando puedo estar sentado en vuestro regazo, mi cabeza está muy derecha y miro a mi alrededor. También puedo demostrar mi alegría con risas y gorjeos.

No me conviene... tomar papillas ni purés. Todavía no sé comer con cuchara y mi aparato digestivo no está preparado para digerir otros alimentos.

Tampoco me conviene llevar anillos, pulseras o cadenas al cuello. Ni que haya objetos pequeños en mi cuna.

El único alimento necesario para el bebé es la leche materna

Creo que vosotros... ya disfrutáis de veras conmigo. ¡Qué bien! Si nuestras relaciones son positivas, creceré más sano y confiado, se desarrollarán mejor mi inteligencia y mi afectividad.

También veo que os dais cuenta de mis estados de ánimo: después de jugar un rato, vuelvo la cabeza o hago pucheros y eso os indica que ya estoy cansado, que necesito relajarme.

Después de haber superado mis primeros tres meses, ¡os merecéis una medalla! Ahora os sentiréis más expertos y seguros como padres.

A los tres meses el bebé suele pasar por un bache o periodo crítico
No os olvidéis de...
... charlar todos los días un rato conmigo.
... cogerme en brazos a menudo, cantar y jugar conmigo.
... llevarme en coche bien protegido en un asiento de seguridad.

Algunos padres piensan...que el sonido más hermoso del mundo es la risa de un bebé. Oírla les llena de alegría y les proporciona ánimo para continuar en la larga tarea de su crianza.

Otros, en cambio, se sienten ridículos cuando parlotean con su hijo. Por favor: Hablad conmigo. Lo necesito para aprender poco a poco las palabras.

Además, me encanta sentirme miembro de la familia. Que me habléis como a un niño “mayor”. Saber lo que pensáis y sentís. Por el tono de vuestra voz me doy cuenta de si estáis tristes o contentos.

Extraido de la web www.elbebe.com

1 comentario:

Jesús Elizarraraz Hernández. dijo...

Ariadna Sofía:
Te agradezco mucho que me permitas usar tu página para mantener mi espacio "POETAS DEL MUNDO". Me gustaría tener tu amistad y tu comentario al respecto de mis publicaciones. Gracias, y bonito día.
Jesús Elizarraraz Hernández.